Normas para la salida procesional

Recuerde el penitente, que esta cofradía es de estricta penitencia y humildad. Por tanto:
– Desde el momento de vestirse la túnica hasta después de quitársela, se guarda el más absoluto silencio.
-NO hable ni una sola palabra absolutamente para nada ni antes, ni después, ni durante el trayecto.
-Retire de su persona toda señal de distintivo, como reloj, pulseras, anillos, uñas pintadas, móviles (si lo tienen que llevar, apagado o en silencio).
 
Irá con alpargatas negras de esparto (No suela de goma) o descalzo, pero siempre sin calcetines, excepto los cargadores que llevarán zapatos y calcetines negros (obligatorio).
 
Por ningún motivo vuelva atrás la cabeza, ni dé señales de cansancio apoyándose en la pared durante las paradas.
 
Tanto al ir como al volver de su casa debe hacerlo solo (o con otros penitentes) y en silencio sin acompañar ni a su propia familia.
 
Durante la procesión irá rezando el Santo Rosario. Todos los hermanos deben de acompañar con el rezo (es distintivo de la hermandad).
 
Se recuerda a todos los hermanos que vigilen el estado de sus túnicas.
 
Hay muchas túnicas viejas y desteñidas que deslucen el cortejo.
 
Debajo de las túnicas deben de vestir colores oscuros.
 
Los hermanos que porten cirios deben de bajarlos durante las paradas y subirlos al volver a caminar.
Túnica de la Hermandad