Warning: session_start(): Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /homepages/27/d422227112/htdocs/Amorysacrificion/wp-config.php:1) in /homepages/27/d422227112/htdocs/Amorysacrificion/wp-content/plugins/cforms2/lib_functions.php on line 34

Warning: session_start(): Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /homepages/27/d422227112/htdocs/Amorysacrificion/wp-config.php:1) in /homepages/27/d422227112/htdocs/Amorysacrificion/wp-content/plugins/cforms2/lib_functions.php on line 34
Titular – Amor y Sacrificio Jerez

Titular

Ntra. Sra. del Amor y Sacrificio 1940

Autor: Carlos Monteverde Herrera  

Bendición de la imagen: 6 abril 1941- Domingo de Ramos 

                              

Es la única imagen que tiene ésta Hermandad, su titular, la que da nombre a la Hdad. siendo la original desde su primera estación de penitencia. Destaca en ella su ascetismo y sobriedad, siguiendo modelos de patetismo castellano y la dulzura andaluza.

La imagen se encargó a un novel artista congregante sevillano, Carlos Monteverde Herrera, que empezaba entonces a darse a conocer en Madrid. De temperamento eminentemente clásico, que sabía imprimir en sus Dolorosas la huella del realismo de Salzillo y la depurada suavidad de Pedro de Mena.

Es una Dolorosa de tamaño natural, que está de pie, de candelero para vestir, con la cabeza un poco inclinada hacia atrás. El rostro es expresivo y emotivo, nariz recta y larga, boca entreabierta y los ojos elevados al cielo, en oración de sublime ofertorio al Padre Celestial, por todas las madres que sufren. No llora, porque es la expresión de un dolor orante, iluminado por lejanías de esperanzas celestiales. Contempla pues, la soledad de la Virgen en el Monte Calvario, cuando una vez que se han llevado el cuerpo de Cristo, María se queda con la Corona de Cristo en sus manos.

Viste de riguroso luto, solo destacando el rostrillo que es blanco, lleva un manto sin bordar en terciopelo de Lyon negro, así como la saya, negra, también sin bordar, por el marcado carácter penitencial y de sufragio de la hermandad. De ahí la ausencia de toda ostentación de lujo como bordados, candelería, etc…